‘INTELIGENCIA EMOCIONAL’

Mejoras en los centros educativos a través de la gestión de emociones


Recientemente han surgido diferentes tipos de inteligencia, entre los cuales se encuentra la Inteligencia Emocional. Esta no tiene una finalidad exclusivamente académica o intelectual, sino que busca también la satisfacción personal. En este sentido, este término ha cobrado gran importancia en la educación ya que influye en gran medida en el aprendizaje de los alumnos. A pesar de ello, no es una temática que se trate en las aulas ya que ni los propios profesores se han formado en ello, por eso hoy hablamos de la Inteligencia Emocional como recurso educativo para alumnos de la E.S.O.

Un poco de historia


Los primeros hallazgos acerca del concepto de Inteligencia Emocional fueron postulados por el inglés Francis Galton. En el periodo en el que vivó todavía se estaba comenzado a entender que los seres vivos estamos formados por un conjunto de genes, ya que, en esa misma época, el naturalista Gregor Mendel se estaba iniciando en la investigación sobre la genética. A pesar de ello, la sociedad ya había comenzado a replantearse que los rasgos y características de nuestros antepasados se heredaban. En el año 1869, este autor publica, influido por su primo Darwin, Hereditary Genius, donde considera a la inteligencia a la misma altura que el resto de las capacidades físicas.

Más tarde, en 1905, los franceses Alfred Binet y Théodore Simon elaboraron una serie de pruebas o test de mentalidad dirigidos a niños para evaluar su capacidad de seguimiento del ritmo académico evidenciándose la importancia del factor edad.

Posteriormente, Thurstone estableció que la inteligencia era un abanico de habilidades entre las que se encuadraban: capacidad de comprender, aptitud espacial, fluidez verbal, rapidez en la percepción visual, capacidades de deducción e inducción, aptitud numérica y especial, y memoria.

El paso del tiempo trajo consigo nuevos modelos de pensamiento, en concreto destacó la conocida teoría triárquica de la inteligencia, de Robert. J. Sternberg. En esta se engloban tres subteorías: la experiencial (relación experiencia-inteligencia), la contextual (relación mundo externo-inteligencia) y la componencial (relación medio interno del sujeto -inteligencia).

No obstante, dos de los autores más relevantes fueron Peter Salovey y John Mayer que definen el término Inteligencia Emocional como una combinación de la inteligencia interpersonal e intrapersonal. Textualmente hablando, la entienden como: la habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones.

A pesar de ello, no fue hasta el año 1995 cuando Daniel Goleman publicó Emotional Intelligence, libro donde se trataba ese término. Este hecho marcó un antes y un después, ya que se convirtió en un best-seller se tradujo en muchos idiomas. La Inteligencia Emocional pasó entonces de ser un término olvidado a convertirse en un tema de interés general y mediático.  Este autor basaba la Inteligencia Emocional en tres aspectos:

  1. Conocer y manejar las emociones propias y reconocer las de los demás.
  2. Motivarse a sí mismo.
  3. Establecer relaciones.

En definitiva, han sido numerosos los autores que han intentado definir el concepto de Inteligencia Emocional a lo largo de los años, cada uno de ellos aportando un punto de vista distinto. 

Inteligencia Emocional como recurso educativo


El sistema educativo puede verse mejorado a través de la integración de la Inteligencia Emocional en las aulas. En concreto, se pueden realizar varias actividades dirigidas a alumnos de primer ciclo de la E.S.O, ya que se encuentran en una etapa de desarrollo en la que están formando su personalidad. Es durante esta etapa, donde probablemente se produzca uno de los mayores cambios tanto a nivel físico como emocional a causa de la transición de la infancia a la preadolescencia. Además, supone el paso del colegio al instituto habiendo una modificación, en la mayoría de los casos, de rutina y atmósfera dentro de las aulas. Por todo ello, es de suma importancia que los alumnos dentro de esta vorágine de transformaciones sean conscientes y sean capaces de identificar los distintos sentimientos y emociones que les abordarán para poder realizar una buena gestión de estos en edades más adultas.

Tres ejemplos de breves dinámicas para trabajar este aspecto son:

Categoría

Actividad

Explicación

Habilidades sociales y de comunicación

Adivina quién soy

Actuación con roles y personalidades

Autoconocimiento personal

Receta para la felicidad

Enumeración de los aspectos que nos hacen felices

Gestión de emociones

El baúl de los recuerdos

Escritura de vivencias anónimas

Conclusiones


Tras implementar estas 3 dinámicas con los alumnos del Máster de Educación de la UVa, tratándoles como supuestos alumnos de 1º de la E.S.O, he podido llegar a una serie de conclusiones:

  • Actividad: Adivina quién soy. Destacar la gran capacidad de actuación de los integrantes de mi equipo y lo difícil que les ha resultado adoptar un rol distinto a su personalidad.
  • Actividad: Receta para la felicidad. La mayoría de los estudiantes coincidieron en que los dos aspectos que les hicieron más felices fueron: tener muchos amigos y tiempo libre. Otras palabras que también se comentaron y que me resultaron interesantes fueron: golosinas, pueblo, leer, vacaciones, comida y móvil.
  • Actividad: El baúl de los recuerdos. Las experiencias recogidas de forma anónima y escrita fueron bastante variopintas. Algunos de los alumnos quisieron compartir dichas vivencias conmigo para publicarlas posteriormente en este post:

Nota: las historias personales podían ser positivas, negativas, realistas…en general, podían reflejar cualquier tipo de emoción.

Cito textualmente:

  1. El año pasado me pusieron aparato y me marginaron mis compañeros.
  2. La semana pasada al ir al campo con mi padre me dejó conducir el tractor con el arado puesto. Me sentí como el del Titanic.
  3. Fui víctima de acoso laboral. Después de esa experiencia, nunca volví a ser la misma persona.
  4. El otro día en el recreo me pillaron fumando ¡Qué marrón! Encima la profe es mi tía y se ha chivado a mi madre. Al llegar a casa, me recibió con un paquete de tabaco, me lo hizo fumar entero. Posdata: Tengo la boca como el Sahara.
  5. Cuando tenía 15 años, me rompí la pierna antes del verano. Aun así, mis amigos venían a buscarme todos los días para salir a la calle, incluso un amigo me dejó dormir 3 días en su casa para jugar a la Play, porque yo no tenía consola.
  6. Pues el otro día estaba en la plaza y hablé con Paquita, que me gusta mucho. Entonces hablé mucho con ella y entró por el tubo y nos liamos a tope. ¡Estuvo guay! Es que Paquita está muy buena. Ahora ya salimos juntos.
  7. Para mi fue una emoción de sorpresa cuando me dijeron que iba a tener un hermano. Yo quería ser hijo único y ahora no lo iba a ser…
  8. Cuando era más pequeña estaba en el pueblo y estando con mi hermano jugando en un columpio de metal, se cayó y se hizo una brecha. Estábamos solos y yo me asusté porque mi hermano sangraba mucho y pensaba que lo había matado.
  9. Me regalaron un pollito de colores muy bonito. Me gustaba mucho así que lo abracé tan fuerte, que lo maté. ¡Adiós pollito!
  10. El año que cumplí 7 años, me regalaron por mi cumpleaños el fuerte de los indios y disfraces de vaqueros. Pasé meses jugando con mi hermano gracias a ese regalo.

 Bibliografía


  • Extremera, N. y Fernández Berrocal, P. (2004). El papel de la inteligencia emocional en el alumnado: evidencias empíricas. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 6 (2), 114-126.
  • Mayer, J. D y Salovey, P. (1997). What is the emotional intelligence? P. Salovey y D. Sluyter. Emotional Development and Emotional Intelligence; Implications for Educators, 3-31. New York, Basic Books.

Por todo lo comentado con anterioridad, considero que la Inteligencia Emocional podría ser un tema susceptible de ser publicado y tratado en una revista de educación.  

Dar las gracias a mi equipo de trabajo: Laura, Lía, María y Sara y a mis compañeros de clase por su participación.

#inteligenciaemocional #trabajoenequipo #educarenlaE.S.O  #scripteum

©Adrián de la Fuente Ballesteros.

6 comentarios en “‘INTELIGENCIA EMOCIONAL’

  1. Muy interesante, gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

  2. En la Escuela Rural de la que formo parte -como miembro de la Amypa- se trabajan las emociones con colores asignados. Cada mes una emoción con su color correspondiente. Las criaturas -de Infantil y Primaria- realizan dibujos de la emoción que se trabaja y los colorean exclusivamente con el colorido sugerido. Con todos los dibujos se va conformando un mural temático que sirve de referencia para las actividades que se realizan sobre la emoción del mes (dramatizaciones, asambleas, videocuentos…). La respuesta de niñas y niños a las actividades es, según cuentan las maestras, estimulante.

    Le gusta a 1 persona

    1. Una iniciativa de la que nunca había oído hablar y que me resulta interesante para tratar en edades tempranas. Gracias por compartir tu experiencia 👏

      Me gusta

  3. I hope you will spent a great week end
    see ya soon
    Gianmarco 🖐 🙋

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close