‘AMORES PROHIBIDOS’

‘AMORES PROHIBIDOS’

Relato ganador del  concurso del IES PIO DEL RIO HORTEGA


              Los minutos no transcurrían, parecía haber podido detener el tiempo con mis manos. El ruido de las agujas del reloj había parado por momentos, pero volvió o eso pensaba. Era invierno y lo sabía, sentía como mi corazón se congelaba hasta dejarme sin aliento. El perfume de la primavera ya estaba exhausto.

            Cuando la vi por última vez, su mirada y su rostro cubiertos de lágrimas señalaban un trágico dolor. No recordaba casi nada desde el último momento junto a ella, estaba adormecido, pero solo eso. Mis únicos amigos a lo largo de todo este tiempo habían sido el alcohol y las drogas, los que no me reprochaban nada y a los que nunca perdería. Tal vez esa era la causa de encontrarme en esta situación tan incómoda que no podía soportar. Lo extraño de todo esto es que ya lo había soñado antes. Durante unos segundos pensé ¿Serían estas mis últimas horas de vida? Pero era demasiado pronto.

                Me faltaba algo y precisamente no era ella. Es ahora cuando me doy cuenta de los errores cometidos en mi vida, pero no me arrepiento, porque arrepentirse era sentirse culpable y yo no me sentía. La misma historia se repetía continuamente en  mi cabeza, alterando mis sueños y poniéndome cada vez más nervioso. La verdad es que no sabía cuál era la causa de todo aquello. Como llevado por miles de olas mar adentro, mi cabeza daba vueltas. Un mundo totalmente distinto al nuestro yacía en su interior y las llaves hacia el palacio de la alegría estaban pérdidas en el olvido. Creía que ya había sufrido demasiado, pero estaba equivocado, lo peor seguramente estaba por llegar.

                Las cosas menos esperadas, ocurren de un momento a otro y a veces, pasan tan rápido que no las podemos ver, pero esa no es la lógica de la vida. Cada detalle, puede hacernos felices, pero no a todos. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que realmente lo perdemos y esta era una de esas veces. No os voy a mentir, el resultado no fue el esperado.

                 Ella no me quería, lo sabía, pero hacía todo lo posible para hacerme la persona más feliz del mundo y eso se lo estaré agradecido. En cambio, yo no nací para eso. Siempre quise ser bastante individual, y aunque querer es poder, parece ser que falla. Dicen que el tiempo es eterno y paciente y que da muchas oportunidades, pero las dejamos pasar. Ilusos, las oportunidades no vuelven una y otra vez. Ella desaprovechó cada una de las oportunidades que tuvo entre sus manos.

                Habíamos desperdiciado miles de ocasiones para decirnos las cosas a la cara el uno al otro, pero preferimos no hacerlo, eso si que era perder el tiempo y el tiempo no se pierde, se vive. Dura poco, lo sabemos, pero ese poco tiempo es lo que nos hace felices, en cambio a otros no. No creo que esas personas realmente merezcan morir, todavía las queda mucho por aprender. Realmente sentir amor por aquellas personas que no merecen la pena… no es necesario.

                De esta manera llegamos a un determinado momento de la vida, en la que ya no hay ganas de vivir. Ahora lo que me pregunto era si había hecho bien dejándola partir o tal vez era yo el que tenía que estar en su lugar, necesitaba esa respuesta. Pero si el tiempo pone a cada uno en su lugar y todo lo arregla, pronto las cosas cambiarían. Absolutamente todos, sin darnos cuenta, vamos escribiendo nuestro cuento, unos de príncipes y princesas, otros de dragones y brujas, pero en nuestro caso, lo que había empezado como una novela se había convertido en una tragedia.

                No hacían falta ni palabras, una mirada, un suspiro lo decía todo de ella. Esas cosas solo las sienten las personas que están destinadas el uno para el otro. ¿Era yo el problema? No lo creo, pero tampoco creo que fuese ella. Supongo que a cupido le fallaron sus flechas de amor.

                De nuevo el tiempo se detuvo y pensé en todos los momentos felices que pasamos juntos. En realidad no todos somos felices, pero pretendemos demostrarlo. Dicen que sentir mariposas en el estómago es  amor y felicidad pero las mías se habían quedado en simples gusanos, esas mariposas ya no existen. Una vez que desaparecen, no vuelven.  Tampoco somos infelices, nos conformamos con cosas absurdas, eso es de tontos. Si fuésemos felices nada de lo que rodea sería así. Aunque tampoco podemos alcanzar la máxima felicidad, porque si no, nada tendría sentido.

                Muchas veces te paras, piensas, miras a tú alrededor y ves que has nacido llorando y que probablemente sea lo mismo que hagas al morir. Entonces, es aquí, cuando haces una pausa.  Yo voy a nacer, crecer, tal vez disfrutar… pero hagas lo que hagas todos, vamos a volver donde estábamos. Ya habremos hecho nuestro habitual recorrido, el mismo que hacemos todos nosotros, los seres humanos.

                Lo que nunca he llegado a entender es porque creemos que la vida será mejor cuando no existamos. Ninguna persona lo sabe, al menos creo yo. Si lo supiéramos no creo que nadie añorase la muerte, aunque algunos la esperan con ansia.

                Montones de recuerdos vividos, retomaron mi cabeza, eran verdaderas pruebas de amor perdidas en el olvido. Lo que no sé es como empezó todo pero ocurrió por la noche, sin embargo prefiero pensar que simplemente fue suerte. Si, esa misma, la que un día viene y a la que al día siguiente no encuentras, la que escapa de tus brazos cuando estas a salvo y la que regresa cuando nada puede ir peor. Ayer todo parecía mejor, vivíamos nuestra aventura y no imaginamos que nadie nos la fuese a estropear, esa fue una de las mejores sensaciones. Estábamos solos, como apartados del mundo y la sociedad, era la verdad, aunque yo no creo en verdades. Notaba sus manos contra las mías y no me paraba de acariciar. Parece que todo nos da igual, no es así. El mundo a mí alrededor no padece, solo existe, aunque también sufre. La gente sufre en silencio.

                En realidad todo comenzó cuando quedamos para ir a un pub, todo era maravilloso. Ella se su puso sus tacones favoritos, el rímel, su perfume, el collar que la había regalado por su cumpleaños… Cerró la puerta  y bajo por las escaleras, ya era la hora. Como siempre ella iba radiante de la cabeza a los pies, yo la cogí de la mano y caminamos juntos. Eso no era lo que más nos preocupaba, solo que estuviera allí, conmigo.

                Finalmente llegamos a casa y nos tumbamos encima de la cama. Ella empezó a acariciar todo mi cuerpo. Sus dedos iban abriendo lentamente los botones de mi camisa hasta el punto en el que mi torso quedó descubierto por completo. Después, se desabrochó el vestido y  nuestros cuerpos  desnudos se rozaron. Me miró, la miré y nos besamos. Lo que me encantaba de ella era su dulce voz que cada mañana al despertar me susurraba palabras estúpidas al oído, sus labios húmedos contra los míos, el aroma de su pelo, su cuerpo…

                Todo lo que había estado esperando durante días y noches se había convertido en polvo y arena. Hace unos minutos podía oír su voz, pero ya se había apagado la llama que avivaba su aliento. La había perdido, ahora me tocaba asumirlo.  No siempre las cosas son de luz y de color, como todo el mundo piensa, a veces pierden la tinta que corre por sus venas y simplemente dejan de existir para siempre. Aun no entiendo porque todo esto ha llegado, cual es su prisa y cuál es su intención.

                 Esta misma, es la historia de dos sujetos, estúpidos, que un trece de mayo se dieron a conocer por primera vez y se cogieron  de la mano para caminar juntas sin temor a nada. Un trece de mayo decía ella, en realidad significaba mi vida. Ahora las primeras veces ya se han acabado y solo queda el final, lo peor. Ella fue una de esas personas que cambió mi vida por completo. Al principio tenía pánico por quererte y perderte y mírame ahora, que derramo lágrimas por ti.

                Las imágenes de este final no son como me las esperaba, tú y yo apartados por unos pocos metros, sin podernos tocar ¿A quién le gusta eso? No dudes que te voy a visitar cada vez que reclames mi ausencia, que te voy a lucir con una corona de rosas cada vez que estés triste y que voy a hacer todo lo posible porque me recuerdes tal y como soy. Porque esa persona que ya no ves, fue la primera que sintió que eras esencial en su vida, y estaba en lo cierto.

                He llegado a conocer tus instintos, y tenerte entre mis brazos, a quererte como si te fuera a perder y todo eso no se para que. Si cuando te llamo no vienes a mí, si cuando duermo no me abrazas… Nos hemos divertido como críos inmaduros, hemos aceptado que estábamos hecho el uno para el otro, hemos aprendido a valorar lo que tenemos y hemos tropezado en el camino. Las virtudes y los defectos nos hacen especiales por eso no hay que tomarse la vida en serio ya que nadie va a salir vivo. Créeme, todo tiene un fin,  el hielo se deshace, el tiempo se acaba, pero mucha gente no cambia. Solamente unas personas merecen ser recordadas hasta el resto de nuestras vidas, aquellas que cuando nos caemos nos levantan, aquellas que tratan de vernos sonreír cuando queremos echar a llorar. Otras, tal vez, quisieras que no hubieran existido nunca, pero yo no tengo la culpa de eso.

                Ahora mismo prefiero no desperdiciar el tiempo buscando a alguien que me arrope cada noche, prefiero quedarme con el recuerdo de tus palabras. Detrás de un todo irá bien se esconden sentimientos ocultos que nadie quiere mostrar. No he esperado nada a cambio, ni lo voy a esperar, tú me has dado lo que has podido, esa es la verdad. Entre lamentos, quejas inadecuadas, y ridículas bromas me he enamorado de ti. De vez en cuando me rio, porque miro hacia atrás y veo a esa niña que enredaba su pelo en su mano y que jugaba con el barro sin miedo a manchar su vestido favorito.

Ahora todo parece una rueda llena de mentiras y verdades, unas veces gira tanto que te mareas, pero otras se queda parada, y lo extrañas. Ella había subido y bajado, y quizás se había mareado, podía haber alcanzado el éxito por momentos, pero todo se detuvo cuando por fin lo iba a tener entre sus manos. Para qué queremos ser perfectos, me pregunto, y te preguntas, si siendo felices nos vale.

Anuncios

29 comentarios en “‘AMORES PROHIBIDOS’

  1. Bonjour mon Ami ou amie

    On dis que

    les amis fidèles ne vous quittent jamais

    Les vrais amis sont ces gens rares qui demandent de nos nouvelles

    Les vrais, même s’ils sont à des kilomètres l’un de l’autre, restent toujours proches

    Je te dis que Le sourire ajoute de la valeur à ton visage

    Et que l’amour ajoute de la valeur à ton cœur

    Le respect ajoute de la valeur à ton attitude et les amis ajoutent de la valeur à ta vie

    Une des plus belles qualités d’une

    véritable amitié c’est de comprendre et d’être compris

    Un ami ou amie n’a aucune valeur

    Je réponds que ceux-ci ne s’achètent pas

    Ceux qu’on a ,on les as mérités et on pour moi une valeur inestimable

    Celle du Cœur

    Je souhaite à chacun la plus merveilleuse des semaines

    Avec de paisibles moments , qu’il fasse beau ou pas

    https://postimg.org/image/pqd140h6t/

    neige — Postimage.org

    postimg.org

    Amitiés et gros bisous

    Bernard

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s